Cirugía de Mínima Invasión

La laparoscopia y la endoscopia son técnicas con las cuales, a través de orificios naturales o pequeñas incisiones, se introduce una cámara en el interior del paciente y, mediante instrumentos apropiados, se realizan exploraciones de los órganos, se toman biopsias o se practican intervenciones quirúrgicas.

Beneficios de la Cirugía mínimamente invasiva:

  • Como las incisiones son mínimas y la tracción y manipulación de los órganos es casi nula, el dolor que se asocia con este tipo de procedimientos es mucho menor y la recuperación del paciente más rápida, pudiendo ser dado de alta el propio día de la intervención en la mayor parte de los casos.
  • Mejor recuperación anestésica.
  • Reducción de la tasa de infecciones y complicaciones posquirúrgicas.
  • Mejores resultados estéticos.