La Resorción Odontoclástica Felina (FORL)

Se caracteriza por la progresiva desaparición de tejido dental por acción de los odontoclastos. Para su diagnóstico se requiere la realización de radiografías dentales y extracción de las piezas afectadas, ya que es un proceso muy doloroso.
Esta enfermedad forma parte de lo que llamamos Gingivoestomatitis Crónica Felina, en la que también juegan un papel importante la enfermedad periodontal y algunos virus y bacterias.
Por eso debemos estar muy pendientes ante cualquier indicio de dolor, como por ejemplo disminución de hábitos de acicalamiento, salivación excesiva o rechazo de la comida.